MasterMagazine

Trabajo remoto: como ser productivo


teletreball

Aún recuerdo cómo, a principios y mediados de la década de los noventa del siglo pasado, se nos vendía el ideal de, en el futuro, poder trabajar donde quisiéramos y cuando quisiéramos gracias al teletrabajo o trabajo en remoto. Una bonita utopía en la cual deberíamos trabajar menos horas, en un entorno más personal y agradable, y con ello ganar calidad de vida.

No sé ustedes, pero para mi y la mayoría de la gente que conozco que tiene la posibilidad de teletrabajar, esto ha significado estar esclavizado a su smartphone, tablet y ordenador casi todas las horas, trabajar más incluidos fines de semana, y ver en algunos casos como se les rebajaba el sueldo con el pretexto que gastan menos en desplazamientos... cuando la empresa está ganando lo mismo o más.

Pero, aunque el teletrabajo ha significado un empeoramiento de las condiciones laborales para algunos, en otros casos ha llevado a una mayor independencia y a la posibilidad de establecer negocios que, de otra forma, no se habrían podido erigir.

El teletrabajo puede parecer fácil, pero realizado en un entorno que puede estar plagado de tentaciones como es el propio domicilio o un bar/cafetería, seremos susceptibles de múltiples distracciones, que nos pueden llevar a perder tiempo, productividad, y alargar innecesariamente la jornada laboral.

Así que aquí van unos cuantos consejos para ser productivos al máximo y poder cumplir con el sueño de tener más tiempo libre y disfrutarlo a fondo.

Márcate unos horarios y un planning de trabajo

Aunque pueda parecer muy fácil que, estando en casa, nos podamos ir asignando tareas a medida que estas surgen, el no estar en una oficina nos puede fácilmente hacer olvidar algún tema. Además, al acabar una tarea, podemos quedarnos durante un buen rato sin saber qué hacer hasta volver a organizarnos.

Para evitar estos momentos de impasse, recomiendo que cada día, al final de la jornada, hagamos una planificación de nuestras tareas para el día siguiente, y que repasemos esta al principio de cada nuevo día.

Aprovecha las primeras horas del día

Numerosos estudios apuntan a que es durante las primeras horas del periodo matinal cuando somos más productivos. Personalmente, cuando me levanto, me sirvo un poco de café, algo para comer, y con este desayuno, me pongo a escribir mis primeros artículos del día, los cuales muchas veces he empezado a última hora del día anterior.

Si necesitamos tomarnos una ducha y vestirnos (porque yo, por ejemplo, empiezo trabajando en pijama) podemos hacerlo a media mañana, coincidiendo con lo que sería una pausa en el trabajo.

Esto nos permite adelantar nuestro horario laboral y, por ejemplo, acabar antes el horario de la mañana, o alargarlo y tener una tarde de trabajo más breve, con más tiempo para disfrutar nosotros.

Ponte horarios

Y de tiempo precisamente trata este consejo. Es muy fácil que, si estamos trabajando en casa, nos pasemos y trabajemos todas las horas posibles. Nuestra mente, al igual que nuestro cuerpo, también necesita descansar. Es por ello que es saludable auto-imponernos unos horarios y cumplirlos.

Evita las distracciones

Ordenador, navegador web... ¿por qué no consultamos un momento nuestras redes sociales? Hagámonos también un planning y acotemos los momentos en los que podemos consultarlas, porque, si no, se convertirán en una tentación de la que no podremos apartarnos.

Asegúrate de tener conectividad y ordenador

Vaya, seguro que pensaréis que esto sobra; si tengo teletrabajo, seguro que tengo conexión a Internet y ordenador. Si, pero ¿qué pasa si nuestra conexión habitual deja de funcionar por un motivo ajeno a nuestra voluntad o nuestro ordenador se estropea?

Recordemos que podemos hacer tethering desde nuestro smartphone para compartir la conexión y continuar así trabajando, y también sería recomendable tener un segundo ordenador con todo preparado por si lo necesitamos.


Por Guillem el 03/08/2015

Historias relacionadas

Volver al inicio