MasterMagazine

Qué son los Ordenadores de Renting y Ex-Renting


Los ordenadores de ex-renting se ofrecen como ordenadores usados, pero podemos saber algo más acerca de ellos?

Hay empresas que, por su modelo administrativo, no pueden o no quieren afrontar la compra de un parque informático en un momento concreto. Para estas empresas, los bancos ofrecen créditos para ir pagando poco a poco. Pero el problema ocurre cuando uno de estos equipos se rompe: quien paga la reparación? la propiedad del equipo es del banco, aunque esté prestando servicio a una tercera empresa.

Algunas empresas, ante el problema, deciden dejar de pagar el crédito, pues no se están beneficiando de los servicios del ordenador, buscando que el banco retire el equipo, para después comprar otro equipo nuevo.

Los bancos, que son poco amigos de problemas, han buscado una solución a estas responsabilidades han ideado el producto denominado “renting”: contratan servicios de empresas especializadas que ofrecen los ordenadores junto con un servicio de mantenimiento y reparación incluido, asegurándose que durante el periodo de renting, la empresa contratante del servicio, no va a tener excusa para no pagar, y así el banco solo tiene que ocuparse del préstamo del dinero (que es su negocio). Eso sí, tendrá que compartir sus ganancias con la empresa de mantenimientos para sufragar los posibles gastos de reparaciones.

Claro, es muy difícil calcular estas reparaciones, por ello, los ordenadores de renting suelen ser de marcas reconocidas, con garantías extendidas por parte del fabricante (minimizando riesgos para la empresa de mantenimientos), modelos de gamas medias y superiores en cuanto a durabilidad de sus componentes, y habitualmente sin componentes de altas prestaciones que comprometan la durabilidad (por ejemplo las tarjetas gráficas de juegos).

El plan es atractivo para las empresas, pues una empresa no está interesada en la adquisición de un ordenador en sí mismo sino en la adquisición de los servicios de este ordenador. Si por un precio fijo al año sabe que tiene todo el asunto resuelto incluyendo las contingencias, pues mejor que mejor, y además ello evita sorpresas al departamento contable.

A los tres, cuatro o cinco años (según el contrato del renting), se termina el contrato con varias oportunidades para la empresa: o bien pagar un valor residual y quedarse con los ordenadores envejeciendo en la empresa y con el mantenimiento a su cargo, o bien seguir pagando el renting y que les renueven los ordenadores.

Cada empresa considera su opción, y todas las que escogen la segunda opción, originan un auténtico arsenal de ordenadores usados “ex-renting” en diferente estado de uso y condición, con diferentes desperfectos menores que no impiden su funcionamiento general, ordenadores que se van para ser reemplazados por nuevos.

Ordenadores ex-renting.

Aquí algunos han encontrado otra oportunidad de negocio, pues el valor residual de estos ordenadores es bajo, pero pueden ser vendidos en el mercado de segunda mano a un precio suficientemente alto como para ocupar a un grupo de técnicos que los comprueba y los reacondiciona para su venta, teniendo en cuenta que deberán ofrecer garantía.

Bien, hasta aquí ya sabemos más cosas sobre estos ordenadores “usados”: sabemos que son gamas medias y que son ordenadores que no han sido sustituidos por fallo sino por terminación de un contrato de servicio. Tras eso, han sido comprobados hasta cierto punto, para poder dar cierto tipo de garantía de funcionamiento.

De momento todo son cosas positivas, vamos a sacar algo de punta al tema para encontrar algún detalle negativo.

Desde hace ya una década, los discos duros de los ordenadores se fabrican para dar una vida entre tres y cinco años. Los rodamientos internos de bolas han sido sustituidos por friccionadores con lubricación permanente, permitiendo que hagan menos ruido y que sean más resistentes a golpes. Pero claro, soportan mal el paso del tiempo: la lubricación se seca o se gasta.

Los componentes electrónicos, debido al ciclo de vida corto que tienen los aparatos que los integran, debido a las necesidades de formular sus componentes químicos de una forma más ecológica y debido a la necesidad de la reducción de precio y tamaño, ya no se fabrican para durar décadas como antes. En parte se le puede llamar obsolescencia programada.

Así pues, un ordenador ex-renting con cinco años de vida, puede estar al límite de su vida útil electrónica. En parte depende del uso que ha tenido y en parte depende del factor de la obsolescencia programada.

El negocio de los ordenadores de ex-renting vive en estos momentos un momento dorado gracias al cambio de tendencia del mercado de la informática. Siempre y año tras año se habían ofrecido ordenadores más y más potentes para responder a los incrementos en los requerimientos de los nuevos sistemas operativos y aplicaciones. El cambio llegó con la aparición de un gran mercado de computación con pocos requerimientos en cuanto a potencia y más en cuanto a portabilidad para poder trabajar solo en internet (Netbooks y Thin Clients). Ello ha comportado que aparezcan sistemas operativos con bajos requerimientos, y aplicaciones basadas en internet que piden poco a las estaciones de trabajo.

Esta es la razón por al que hoy en día podemos cargar un Windows 7 o 8 en un viejo Pentium4 de hace 8 años y ver que funciona de una forma más o menos aprovechable. Los más técnicos sabreis que los procesadores Atom (correspondientes a los 2010 a 2014) tienen la misma potencia de cálculo que los Pentium 4 de 2005 a 2007). Hoy en día se fabrican ordenadores nuevos con la misma potencia de los viejos E5200 de hace cinco años.

Un ordenador viejo con poca potencia, se puede instalar perfectamente con un nuevo sistema operativo con bajos requerimientos, y se puede usar perfectamente para trabajos en red, si no necesitamos mucha portabilidad. En caso de fallo del ordenador por fin de vida de sus componentes, todo el trabajo está en internet. Ahí tenemos el lugar de desempeño de un ordenador de renting. En mi opinión no debería de usarse para nada confiable como almacenar fotos o contabilidades o terminal punto de venta, però sí que puede tener un buen desempeño para surfear internet, aprender informática y usos no críticos.


Por Marc Malagelada el 07/12/2014

Historias relacionadas

Volver al inicio