MasterMagazine

Optimizar la memoria RAM con LibreOffice


La suite ofimática libre LibreOffice (sucesora de OpenOffice, pese a que esta última continúa existiendo bajo la dirección del proyecto Apache) es la competidora natural de la suite Office de Microsoft, proporcionando un juego de herramientas similar a la solución de la compañía de Bill Gates, pero a un precio bastante más atractivo y competitivo: descarga gratuita desde Internet, al ser software libre.

Además, es multiplataforma, lo que significa que tenemos exactamente la misma interfaz y modo de funcionamiento sobre sistemas operativos distintos como puede ser Windows, Mac OS X o GNU/Linux, aunque por mi experiencia de años de haber trabajado con OpenOffice y continuar utilizando LibreOffice, puedo decir que los documentos maquetados con una versión para una plataforma determinada, pueden verse ligeramente diferentes en otra de las plataformas soportadas.

Este programa consume sus buenos recursos de hardware, algo natural teniendo en cuenta que también es un paquete ofimático muy completo que permite realizar numerosas tareas y compuesto por varias aplicaciones grandes, como el procesador de textos, la hoja de cálculo o la aplicación de presentaciones, por lo que afinar los recursos que consume siempre nos ayudará no solo a dejar más espacio para que otras aplicaciones funcionen mejor, si no también para que el mismo LibreOffice tenga un mejor desempeño en nuestra máquina..

Uno de los recursos que OpenOffice consume con mayor voracidad es la memoria RAM, algo que se nota especialmente si precargamos la aplicación cuando arrancamos el sistema, pero que también podemos modelar variando los parámetros de funcionamiento.

Esto puede hacerse desde preferencias -> LibreOffice -> memoria:

menu

opcions_LibreOffice

El primer parámetro que nos encontramos, cantidad de pasos, nos indica las acciones que guarda en memoria y que podemos deshacer. Lógicamente, cuanto más guarde, mayor cantidad de memoria, así que aquí podemos dejar unas 10 o 20 acciones, más que suficiente para contar con un archivo de acciones a deshacer en caso que queramos hacer experimentos con un texto, imagen o cualquier otro elemento.

El caché de imágenes funciona de una forma similar para dibujos y fotografías, e igualmente, cuanto más bajos tengamos los valores, mayor cantidad de RAM liberaremos.

Finalmente, también es conveniente bajar todo lo posible la caché de objetos insertados, que se refiere a todo aquello que no sean ni imágenes ni texto.

Con todos estos parámetros es mejor no pasarse por la parte baja, por lo que recomiendo experimentar bajando un poco los valores y, si aún notamos lentitud en nuestra máquina, entonces bajarlos un poco más.

Igualmente, si instalamos LibreOffice en una máquina antigua o de pocos recursos como un netbook, será interesante tocar estos parámetros.


Por Guillem el 16/08/2013

Historias relacionadas

Volver al inicio