MasterMagazine

Mejorar la cobertura de nuestros smartphones


Samsung Galaxy S3, uno de los últimos smartphones

Si bien el hardware de nuestros terminales móviles mejora e incrementa capacidades cada poco tiempo, muchas veces nos da la sensación que la infraestructura de redes y la cobertura no mejoran con la misma rapidez ni del mismo modo, una opinión a veces infundada.

Si bien en la era de la comunicación todavía nos encontramos con zonas del mundo incomunicadas, muchas veces lo que realmente pasa es que existen aspectos del propio terminal que debidamente tocados, pueden mejorar nuestra cobertura, tanto a nivel de voz como de datos.

El primero de ellos son las apps. Si tenemos gran cantidad de aplicaciones funcionando en segundo plano, ello nos llevará inexorablemente a consumir mayor ancho de banda. Recordemos que en Android, cuando pasamos de una app a otra no significa necesariamente que cerremos la primera, si no que esta puede est5ar funcionando en background.

Cuando las apps están en segundo plano, continúan consumiendo datos, con lo cual nuestra tarifa (especialmente si es pequeña) sufre un degoteo constante que nos hace ir perdiendo megas, además de que las conexiones a la red pueden provocar un cierto ruido en la señal, lo cual hace que na su turno empeore la calidad de la voz. Todo ayuda.

Cuantas menos apps tengamos, mejor, también por una razón de seguridad, ya que minimizamos los vectores de ataque sobre nuestro dispositivo.

Un par de utilidades son un gestor de tareas y un modo de ahorro de energía. Del primero os puedo recomendar el ES Task Manager, muy simple y que os permite “matar” procesos de una forma muy similar a cómo se hace en sistemas operativos de sobremesa como Windows o Mac OS X.

En cuanto al segundo, el modo de ahorro de energía lo están incorporando varios fabricantes de terminales como Sony o LG, y lo que hace es “congelar” las apps cuando bloqueamos el dispositivo, exceptuando aquellas que le indiquemos.

Yo, por ejemplo, tengo un Sony Xperia Z1 como terminal, y tengo configurado dicho modo para que solamente mensajes de WhatsApp y correo electrónico sigan entrando en el teléfono cuando este está bloqueado. Ni Facebook, ni Twitter, ni otros servicios.

Precisamente, cuidado con las redes sociales, pues dependiendo de como de activos sean nuestros contactos en las redes sociales, también puede ser que recibamos muchos inputs en nuestras apps por esa parte.

Las apps gratuítas que se financian con publicidad (como hacen muchos videojuegos, por ejemplo) también pueden ser unas consumidoras de ancho de banda, ya que estos anuncios deben descargarse de alguna parte.

No sólo el software es el responsable de que el ancho de banda que tenemos contratado vaya a la baja. La calidad de las antenas no es igual en todos los terminales. Incluso entre dos ejemplares del mismo modelo hay diferencias, y no solo en las antenas, diferencias debidas a que los componentes son comprados a diversos proveedores, y aunque las especificaciones de la empresa que pone marca al teléfono sean unificades e universales, la calidad puede variar.

La ocupación de la red también puede ser otro factor que haga bajar la calidad de nuestra experiencia con el terminal. Es normal que notemos que nos cuesta más conectarnos a Internet y hablar sin interferencias cuando nos encontramos en medio de actos de asistencia masiva, porque por mucho que se refuerce el canal de comunicación, la cobertura en aquel lugar, acostumbra a acabar quedándose como insuficiente.


Por Guillem el 25/09/2014

Historias relacionadas

Volver al inicio