MasterMagazine

Usos que podemos dar a la navegación privada


La llamada navegación privada es una funcionalidad que los principales navegadores web incorporan desde ya hace años y que permite, como su nombre indica, que los usuarios naveguen por Internet sin dejar datos de su navegación almacenados en local, ya que cuando cerramos las ventanas abiertas como privadas, cualquier rastro de lo que hemos hecho queda automáticamente borrado.

Las direcciones visitadas, así como las cookies que descarguemos durante nuestra actividad, serán borradas de forma automática una vez cerremos las ventanas de incógnito, por lo que la persona que venga detrás, no tendrá forma de saber en qué páginas hemos estado. Solamente si descargamos ficheros explícitamente (fotografías, películas, documentos,...), estos sí permanecerán ahí, pero no los elementos que el browser guarda temporalmente en la caché.

No nos engañemos: la mayoría de los internautas utiliza este modo casi exclusivamente para acceder a contenidos online para adultos, ya que al no dejar rastros en el ordenador, es una forma “discreta” de bucear entre las fantasías sin que nadie más se entere de cuales son.

navegacion_privada

Pero el modo de navegación privada tiene otras aplicaciones más útiles, así que vamos a ver algunas:

Abrir varias cuentas distintas a la vez

Ya sea de correo electrónico o de otro servicio online, a veces tenemos la necesidad de abrir, por ejemplo, más de una cuenta diferente de forma simultánea de Gmail, Outlook, Dropbox, Facebook o Twitter, por poner unos pocos ejemplos.

Si lo que hacemos es, con una cuenta ya abierta, crear una nueva pestaña o ventana en modo normal, e intentamos entrar al mismo servicio, entraremos exactamente en el mismo perfil que ya teníamos abierto, que se convierte de esta forma en una especie de variable global para todas las páginas y ventanas abiertas... menos las que lo están en modo privado.

Al no “tener relación” con las anteriores, podremos utilizar el modo incógnito para abrir dos cuentas simultáneamente del mismo servicio, como dos cuentas de Twitter, o dos buzones de correo pertenecientes al mismo dominio (Gmail.com, por ejemplo).

Utilizar el ordenador de otra persona para conectarse a un servicio

Pese a que no es nada recomendable (siempre mejor acceder a nuestros servicios y cuentas desde nuestras propias máquinas), hay veces que no podemos evitarlo y tenemos que acceder al correo desde ordenadores que no son el nuestro, o a cualquier otro servicio.

En estos casos, es recomendable utilizar el modo de incógnito del navegador, ya que dejaremos unas pistas mínimas de nuestra actividad, aunque recalco nuevamente que mejor no hacerlo.

Cotillear precios de billetes de avión, hoteles,...

¿No os ha pasado nunca que consultáis el precio de un billete de avión por Internet y, si lo volvéis a consultar al cabo de unas horas, días o semanas, os sale más caro? Las páginas web de venta de billetes o de resevas hoteleras “anotan” en local cada visita que las hacemos (usualmente, mediante una cookie), así que cuando les volvemos a rendir visita pueden encarecer un poco más el precio porque interpretan que nos interesa el viaje... y, ya puestos, seguramente no nos importará pagar unos pocos euros de más.

Aunque estos sitios suelen contar con mecanismos más sofisticados para identificar que estamos de vuelta (controlar la IP,...), siempre podemos intentar burlarlos utilizando la navegación privada.

Ceder el ordenador a un invitado

Y, sobre todo, dejarle claro que va a navegar en modo incógnito para que ni nosotros mismos sepamos donde ha estado. Porque, a veces, es mejor no saber qué hacen los amigos o no tan amigos online...

Eliminar los resultados de búsquedas personalizadas

Tanto en buscadores generalistas (Google, Bing, Yahoo!) como en las herramientas concretas de búsqueda para determinadas páginas web o servicios online, pueden almacenar datos en local y consultarlos antes de arrojar los resultados de una nueva búsqueda, modificando y “adulterando” dichos resultados con datos referentes a pasadas búsquedas.

Buscar en modo privado dará lugar a que cada búsqueda sea “fresca” y no tome resultados basándose en búsquedas anteriores.

Saltarse limitaciones

No funciona siempre, pero algunas páginas web que dejan leer algunos artículos gratis mensualmente en base a la información que almacenan en una cookie, podemos alargar nuestro número de lecturas utilizando el modo de incógnito.

Estos son solo algunas ideas de uso, y es posible que vosotros podáis encontrar algunas más.

Recordemos que navegar de incógnito o con navegación privada en el browser web, no significa que estemos protegidos ante espionajes, si no simplemente que una vez hayamos acabado de navegar, se borrarán los restos del ordenador que estamos usando, pero se podrían seguir rastreando online, algo que queda al alcance de pocos como cuerpos policiales y de inteligencia.

Si se quiere ir un paso más allá, conviene utilizar una herramienta como el navegador Tor, el cual ofrece borrar los rastros de nuestra navegación en línea.


Por Guillem el 18/06/2016

Historias relacionadas

Volver al inicio