MasterMagazine

Disco de arranque de Mac OS X en una tarjeta SD


Desde hace ya algunas generaciones, las computadoras Apple Mac portátiles incluyen un lector y grabador de tarjetas de memoria en formato SD. Éste puede ser aprovechado no solamente para leer las tarjetas procedentes de las cámaras fotográficas y traspasar las fotos al disco duro, si no también para otros menesteres.

El Mac es capaz de arrancar el sistema desde esta unidad, por lo que podremos crear un disc de inicio en una tarjeta SD con suficiente capacidad.

¿Para qué hacerlo? Las posibilidades son múltiples: desde contar con un sistema de rescate para el caso de un percance con el disco duro (un virus, un golpe que lo haya afectado físicamente) que impida al sistema operativo instalado en él arrancar correctamente, hasta un entorno de pruebas que podemos utilizar para probar nuevas soluciones de software o trucos antes de llevarlos a cabo en el sistema habitual de la máquina instalado en el disco rígido, pasando por un espacio de backup de los datos que sea completamente funcional, es decir, que permita arrancar el sistema y el software y trabajar sin necesitar el disco duro y solamente con una copia fresca de los datos.

Este último modelo tiene la ventaja de poder copiar los datos decarpeta a carpeta, utilizando las mismas carpetas en la tarjeta SD que tenemos en el disco duro.

Para empezar, y antes de nada, necesitamos tener una tarjeta SD lo suficientemente grande.

En mi caso, he hecho las pruebas con una Samsung de 64 GB. de clase 10. De hecho, se trataba de una microSD metida en un adaptador a SD, que ha funcionado como una SD sin ningún tipo de problema.

Tras haber hecho la instalación, y ya en el primer rearranque de la máquina, quedaban algo más de 50 GB. libres, por lo cual una instalación completa de Mac OS X 10.9.2 ocupa unos 12-14 GB. a ojo de buen cubero, lo suficiente para caber en una tarjeta de 16 GB, eso si, sin dejar espacio para mucho más.

Es por ello que, en el caso de querer hacer algo más que simlemente arrancar el sistema operativo, lo más recomendable es utilizar una SD de 32 GB. por lo menos. Con 64 GB. nos queda sitio para explaiarnos...

El siguiente paso es darle a la tarjeta un formato válido para que pueda recibir el sistema operativo Mac OS X. Para esto, tenemos que abrir la herramienta Utilidad de discos que tenemos en la carpeta Utilidades de las Aplicaciones.

Esta herramienta lo que nos permite es gestionar nuestras unidades de disco, tanto las instaladas físicamente dentro de la máquina como aquellas que están conectadas de forma externa. En nuestro caso, tenemos que vigilar crear una partición com tabla de particiones GUID, ya que solo así será arrancable. No hace falta hacer nada más que llevar a cabo el particionado, ya que una vez indicados estos parámetros, el mismo programa dejará la tarjeta completamente preparada.

Seleccionamos la tarjeta SD y creamos una partición

Seleccionamos la tarjeta SD y creamos una partición

Hay que asegurarse de que la tarjeta tiene una tabla de particiones con GUID para poder instalar y arrancar el sistema

Hay que asegurarse de que la tarjeta tiene una tabla de particiones con GUID para poder instalar y arrancar el sistema

Una vez preparada la tarjeta, el resto es rutinario y se resuelve con un rearranque de la máquina con el DVD o la llave USB de instalación del sistema insertados y presionando la tecla opción (alt) que nos listará en pantalla las unidades desde la que puede arrancar la máquina. No nos equivoquemos: se trata de arrancar desde el medio de instalación (DVD o USB), no desde la SD ya que, por otra parte, todavía no se puede.

Tanto en el momento de iniciar la instalación como cuando queramos arrancar con la tarjeta SD, deberemos pulsar la tecla alt durante el momento del arranque para elegir con qué unidad arrancamos, en este caso el disco de instalación

Tanto en el momento de iniciar la instalación como cuando queramos arrancar con la tarjeta SD, deberemos pulsar la tecla alt durante el momento del arranque para elegir con qué unidad arrancamos, en este caso el disco de instalación

El proceso de instalación será el mismo y rutinario para realizarlo en disco, solamente eligiendo la unidad SD cómo destino de la instalación.

Una vez rearrancamos, debemos presionar la tecla opción (alt) y seleccionar el medio de instalación

Una vez rearrancamos, debemos presionar la tecla opción (alt) y seleccionar el medio de instalación

Instalar Mac OS X en una tarjeta SD es tan simple como escoger dicha unidad durante el proceso y luego acabar la instalación de la forma habitual

Instalar Mac OS X en una tarjeta SD es tan simple como escoger dicha unidad durante el proceso y luego acabar la instalación de la forma habitual

Una vez finalizado, deberemos tener en cuenta que, cada vez que queramos arrancar con el sistema instalado en la SD que acabamos de confeccionar, tendremos que encender la máquina con el botón opción (alt) presionado para elegir el medio y, evidentemente, con la tarjeta insertada en su correspondiente slot.


Por Guillem el 06/05/2014

Historias relacionadas

Volver al inicio