MasterMagazine

Datos de geolocalización que Google tiene de nosotros


Como si fuera un rastro de migas de pan, cuando utilizamos un dispositivo con un sistema operativo o software de la compañía del buscador, le damos a esta información de geolocalización de donde nos encontramos.

Esto pasa cuando utilizamos un smartphone Android, o una computadora con el browser Chrome y entramos en nuestra cuenta de usuario de Google. Entonces, involuntariamente, enviamos más o menos información de geoposicionamiento a la compañía de Mountain View, aunque podemos configurar qué información mandamos.

Pero ¿qué conoce exactamente Google de nosotros? Hay una forma muy simple de ver los datos que tiene almacenados sobre nosotros, y basta con consultar la URL https://maps.google.com/locationhistory/b/0 .

url_geolocalizacion_google

Lo que nos encontraremos es una herramienta en línea que nos permite ver la información de geoposicionamiento, con un calendario que nos permite elegir el día que queremos ver.

historial_geolocalizacion_google

Dependiendo de nuestras preferencias de envío de información de geolocalización a Google, podremos ver como, sobre el callejero de Google Maps, se traza calcado el recorrido que hemos hecho a lo largo del día.

Personalmente, por ejemplo, tengo una utilidad en mi smartphone que congela prácticamente toda la actividad de este cuando no lo estoy utilizando, por lo que en recorridos en los que no lo utilizo, tampoco se envía información de geoposicionamiento a Google, por lo que no se pueden apreciar las rutas seguidas.

Eso sí, cuando llego al sitio de destino, se pueden apreciar toda una serie de puntos que indican desde donde me conecto.

La definición es tan buena que podemos ver incluso los trayectos que realizamos entre edificios, aunque el sistema no está exento de errores; cuando no contamos con acceso Wi-Fi, se utiliza la conexión 4G a Internet, o 3G, o 2G... y a veces, en lugares de poco cobertura, parece que al sistema le cueste triangular la posición.

Tal es así que, por ejemplo, yo aparezco a veces geoposicionado en un pueblo cercano a la ciudad en la que resido, al cual no acostumbro a ir mucho.

Además, podremos ver incluso la evolución de nuestros recorridos a lo largo del día, consultar una hora concreta para recordar donde hemos estado e, incluso, pasar una especie de película que nos muestre nuestra evolución a lo largo del día.

boton_play

Desde la misma utilidad podemos exportar los datos al formato KML (Keyhole Markup Language), una notación del formato XML desarrollada por Google para su uso en su software Earth.

También podemos borrar datos, tanto el historial correspondiente a un día, como el historial completo de todas las jornadas.

Cuidado con esta función; puede parecer práctica y divertida a primera vista, pero también puede proporcionar a ciberatacantes malintencionados, información preciosa sobre nuestros movimientos. A través de esto es posible conocer, por ejemplo, nuestras rutinas cuando nos desplazamos de casa al trabajo y viceversa, establecer horarios y saber cuando pasamos por determinados lugares o a qué horas no hay nadie en nuestra casa.

Y, para ello, los atacantes solamente tienen que entrar en nuestra cuenta de Google y teclear la URL que os he dado antes, algo que no tiene excesiva dificultad si sumamos un usuario no muy preocupado por su seguridad, con una persona malintencionada con conocimientos técnicos.

Así que, si no utilizáis este recurso de forma productiva, lo mejor es que de cuando en cuando borréis vuestro historial, y desactivéis todo lo posible las opciones de geolocalización de vuestro dispositivo. Claro que, con ello, perderéis los resultados de las apps sensibles al lugar en el que os encontráis.


Por Guillem el 23/01/2015

Historias relacionadas

Volver al inicio