Definición de Plotter



Comúnmente el periférico más usado para pasar a papel documentos informáticos es la impresora, pero hasta hace bien poco las impresoras eran muy lentas y de poca precisión en los trazos, de tal modo que trazar lineas rectas en ellas era algo complicado. Además, eran muy estrechas para imprimir en formatos anchos, con lo cual no eran válidas tampoco para la impresión de grandes planos. La solución frente a este problema fueron los plotters (cuya traducción literal sería trazadores), usados en general para la impresión en delineación o ingeniería.

El avance de la técnica en el campo de la impresión, sobre todo con la difusión de impresoras láser de gran resolución, ha relegado a los plotters a un uso residual, al ser máquinas mucho más complejas y caras que una impresora convencional, y además no poder realizar más que trazos, sin gráficos ni coloreado de superficies. Sin embargo el término hoy en día se sigue utilizando cuando nos referimos a impresoras mucho más anchas de lo normal, capaces de imprimir grandes planos o diagramas, si bien técnicamente no sea un uso demasiado correcto.

Un plotter no deja de ser una impresora, pero con algunas características propias. Para empezar, imprime mediante el uso de pequeñas plumas, que van realizando los trazos uno a uno. Se consigue de este modo un acabado mucho más profesional, al usar la misma herramienta que usaría un delineante con un trazo a mano, sin pixelados ni indefiniciones. Evidentemente en la época de las impresoras matriciales esto era un avance tremendo, y una gran herramienta para pasar a papel lo creado con los programas de diseño gráfico. Otra ventaja es que muchos de ellos podían intercambiar esas plumas por otras herramientas, como plumas de colores (en su época eran las únicas máquinas capaces de imprimir en color), lapices, carboncillos o incluso cuchillas para cortar el papel en determinadas formas.

Los plotters recibían indicaciones simples del ordenador sobre como realizar los trazos, y con que pluma, mediante órdenes de tipo vectorial, que le indicaban la dirección y longitud de la línea sobre el papel, mediante un sistema de coordenadas x e y. Al hacer cada trazo individualmente el tiempo de impresión era largo, pero de gran calidad. Además, como su uso principal eran planos y diagramas de lineas, el tiempo no era tan extenso, comparando al menos con las impresoras de la época, consiguiendo encima mucha más calidad.

Los primeros datan de la década de los 60, y aún hoy se siguen usando, si bien en campos distintos de la informática. La misma tecnología que usan los plotters se usa en la industria para hacer cortes en planchas de madera o metal y otras operaciones similares de manufactura.


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"