Definición de Módem



Derivado de los términos Modulador/Demodulador, el Módem es el dispositivo que ejecuta la conversión de la señal digital emitida por la computadora en una señal de línea analógica. Y, a la inversa, la conversión de la señal analógica en digital para que pueda ser asimilada por la máquina.

De esta manera, su función primordial se relaciona con Internet porque todos los datos que queremos transferir a través de la red necesitan de este dispositivo como si fuera un traductor. Aunque también puede ser utilizado como fax e incluso como medio de contacto con una red local.

Una de las características principales de un módem es su velocidad, la que generalmente se basa en el estándar que utiliza la norma V.90, y que logra una velocidad máxima de 56 Kbps (Kilobites por segundo). De esta manera, por ejemplo, un módem de 33.600 bps (bits por segundo) no transmitirá más de 4.200 bytes por segundo. Por supuesto que para lograr la mayor velocidad posible, se deben dar ciertas condiciones como por ejemplo que las líneas no estén saturadas, que no haya una mala calidad en la línea (ruidos, interferencias), etc.

En cuanto a los tipos de módems, podemos hablar básicamente de dos clases: internos y externos. El primero, el módem interno, es una tarjeta que se inserta en una ranura dentro de la computadora y que a través de un cable telefónico, se conecta con el mismo teléfono. Si bien son más baratos, son un poco más completos para instalar. En lo que se refiere al externo, es una caja pequeña que se conecta a la máquina a través de los puertos serie. A diferencia de los anteriores, son más fáciles de instalar y configurar.

Un dato para tener en cuenta es que no hay que confundir los términos ADSL y RDSI como si fueran una clase de módem porque en realidad éstas son dos tipos de conexiones, mientras que el módem utiliza el acceso telefónico básico.

Por Analía Lanzillotta


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"