Definición de Hertz



El Hertz, Hertzio, hercio o Hz es una unidad física usada para medir la frecuencia de ondas y vibraciones de tipo electromagnético. Debe su nombre a su descubridor, H.R. Hertz quien vió que los impulsos eléctricos se comportaban como ondas, y por tanto se podía medir su frecuencia contando los ciclos que hacían por segundo.

La ondas, al moverse, bueno, como su propio nombre indica, oscilan, no se desplazan en linea recta, sino que sufren pequeños desplazamientos mientras avanzan, realizando un movimiento ascendente hasta la cresta y otro descendente, para volver al punto inicial y repetir el proceso (ver imagen). Ese conjunto de movimientos realizados desde que sale de un punto hasta que vuelve a él constituiría un ciclo, y por tanto, el hercio mediría los ciclos o vibraciones que se producen mientras la onda se mueve (también puede medir vibraciones estáticas, electromagéticas, de objetos... etc).

Evidentemente, a mayor número de vibraciones, la frecuencia y por tanto el número de Hercios sería mayor, y la longitud de onda sería menor. El descubrimiento de que las ondas se podían emitir por el espacio permitió desarrollar tecnologías sin hilos tan comunes como la televisión, radio, Wi-Fi, Bluetooth... Cada tipo de aparatos usa una frecuencia para comunicarse entre si y de ese modo no causar interferencias con otros. Para ver un ejemplo concreto sólo debes observar los diales de la radio FM, en los que cada emisora tiene un canal de frecuencia indicado para poder emitir y ser escuchada. Lo mismo sucede con el resto de aparatos, que emiten en frecuencias que van desde unos pocos a millones de hercios por segundo, hablando entonces de kilohercios (kHz), megahercios (MHz) o gigahercios (GHz).
De hecho, nosotros mismos al hablar usamos ondas de baja frecuencia, emitidas al hacer vibrar nuestras cuerdas vocales. Nuestros oidos están entrenados para escuchar sonidos de frecuencia entre 0 y 20.000 Hzs, a partir de ahí son inaudibles para nosotros, entrando en el campo de los ultrasonidos.

Fuera del campo de ondas, los usos del Herzt son también muchos y muy variados: desde medir las velocidades de los procesadores (son un estandard para medir el rendimiento de un ordenador), los pulsos electromagnéticos, la frecuencia de la corriente alterna, la velocidad de refresco de una pantalla (50 y 60 Hzs son las frecuencias más comunes en Europa y en EEUU, respectivamente), la influencia de un campo magnético, sintonizar la radio y la televisión, medir el espectro luminico... y un larguísimo etcétera.

En ciertos campos específicos se suelen usar otras unidades en substitución de los Hercios para no confundir términos o bien por ser el hercio poco adecuado para una medición concreta. Así, en música se puede hablar de beats por minuto (bpm), en medicina de latidos por minuto, en mecánica de revoluciones por minuto (rpm)... sea como sea, son unidades todas ellas de frecuencia y por tanto totalmente trasladables a herzios con la conversión adecuada.


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"