MasterMagazine

Definición de DNS


Seguramente muchas veces cuando nos hemos quedado sin Conexión a Internet o hemos realizado tareas de diagnóstico sobre el Servicio de Red hemos visto que se nos presenta una verificación acerca del estado del DNS, un concepto que a veces no está en claro, y por ello traemos una breve reseña al respecto.

Estas son las siglas de las palabras en inglés Domain Name System, que en español serían Sistema de Nombres de Dominio, siendo una asignación en forma jerárquica de una nomenclatura, que es utilizada para la conexión de un ordenador a una Red Privada, a un Servicio determinado, o bien para su Conexión a Internet.

La utilización del Sistema DNS permite la asociación de una información relativa a un Dominio Específico (también llamado Nombre de Dominio) a cada uno de los "sitios" que han sido conectados a la red en cuestión, teniendo la misión la Resolución de Nombres que puedan ser leídos por las personas, para poder localizar un equipo y poder direccionar la comunicación, tarea para lo cual requiere de la utilización de unos Identificadores Binarios que son asociados a este dispositivo.

Para ello el Servidor DNS que estemos utilizando cuenta con una base de datos jerarquizada en la que se almacena una información relativa a los nombres de dominio propios de cada red (también aplicable lógicamente a Internet) asociando diferentes vías de información a cada asignación, siendo más frecuente la asignación hacia Direcciones IP, además de las localizaciones de los respectivos Correos Electrónicos a cada dominio específico.

La función más conocida de los Protocolos DNS es justamente la asignación de un nombre en particular a un Dirección IP, lo que permite que en lugar de tener que ingresar una variedad de números, con una pequeña linea de texto que no solo nos facilita recordarla o poder referenciarla a la hora de crear un Enlace o Link a futuro, sino que además nos permite la infalibilidad de que nunca cambiará (ya que a veces, las Direcciones IP pueden cambiar, conociéndose como IP Dinámica)

Para poder trabajar con el sistema DNS, debemos tener en cuenta a tres partes fundamentales:

  • Cliente DNS: Es la aplicación que se ejecuta en el equipo y que permite contar con Peticiones DNS hacia el respectivo servidor, teniendo por ejemplo la traducción de una dirección determinada hacia la IP correspondiente.
  • Servidor DNS: Asi como en toda comunicación tenemos un emisor y un destinatario, tenemos que pensar también en un Cliente y un Servidor para las peticiones, teniendo en este caso la funcionalidad de dar respuesta a las peticiones, o bien reenviara a otro servidor en caso de no encontrar la respuesta específica.
  • Zona de Autoridad: Abarca al dominio y sus respectivos subdominios, comprendiendo a un almacenamiento de datos en nombres de dominio con rarezas

  • Historias relacionadas

    Volver al inicio