Definición de Copiar



Aunque la acepción copiar tiene muchos significados, generalmente entendemos en el ámbito de la informática el término copiar como el de trasvase de información de un medio a otro, manteniendo la fidelidad del original, esto es, creando una copia exacta de este.

Como veis se trata de hacer una copia idéntica de la información, sea esta un programa, un documento, una frase, una imagen... etc... de un sitio a otro. Podemos copiar entre documentos, de una página web al ordenador, de un ordenador a un DvD, o hacer copias impresas... No vamos a extendernos en las posibilidades de las copias, porque sería casi infinito. Sus usos son enormes: seguridad, protección de datos, difusión, uso compartido de información... y un enorme etcétera.

La informática ha facilitado el proceso de copia y difusión de información. Ya de hecho desde sus orígenes una de las principales funciones de las computadoras era copiar y almacenar la información. Los primeros programas para ordenadores fueron de cálculo y de bases de datos, y para el uso de ambos la herramienta de copiar información (bien desde el exterior introduciéndola manualmente o bien desde el interior del ordenador para procesarla) era algo imprescindible. Lo que los monjes medievales tardaban años en copiar, hoy en apenas unos segundos puede hacerse con un simple click de ratón. Y con los avances de la informática y de los gráficos digitales, con la misma resolución y nivel de detalle que el original. ¿Cómo es que puede copiar con tanto detalle? Pues gracias a que la información la transforma en código binario (si, ceros y unos, seguro que algo habreis oído hablar de esto), y una vez transformada en ese código puede copiarla y moverla a donde desee, y incluso transformarla. Aunque los algoritmos y las matemáticas detrás de esas conversiones son complejos, lo cierto es que para nosotros, los usuarios, el proceso no puede ser más sencillo.

En la mayor parte de los ordenadores, de hecho, vienen habilitadas varias funciones básicas en ese aspecto, como son Cortar, Copiar y Pegar (usando el ratón, los menús o con una combinación de teclas, por ejemplo para copiar sería presionando CTRL+C en Windows o command+c en Apple). Cuando seleccionas algo que deseas Copiar, automáticamente se genera en la memoria del ordenador (en el llamado Portapapeles) una imagen idéntica del objeto, que luego podrás Pegar donde tu desees (disco, otra carpeta, un documento... etc). Si seleccionas Cortar, en cambio, no se hace una copia, sino que se traslada todo a la ubicación que elijas, perdiendo el original, una especie de traslado.

Actualmente, y con el auge de los entornos visuales, el proceso de copiar se basa cada vez más en el concepto Arrastrar y Copiar,mediante el cual seleccionas con el ratón el material deseado, y lo arrastras hasta donde desees guardarlo.

El hecho de que sea tan fácil copiar ha hecho que haya proliferado el mercado de copias ilegales o no autorizadas, en las cuales no se preservan los derechos de autoría del contenido. Pero más allá del concepto de derechos de autor o de plagio, lo cierto es que la informática permite actualmente una difusión del material creado como nunca se ha visto antes.


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"