Definición de Análisis orgánico



Quizás la primera imagen que nos viene a la cabeza cuando mencionamos el análisis orgánico sea alguna relacionada con la química o los compuestos de la materia viva. Efectivamente, existe una extensa disciplina que se dedica a estudiar la materia orgánica como tal. Sin embargo, para un informático, si le hablamos de análisis orgánico entenderá algo totalmente distinto.

El análisis orgánico es una parte muy importante de la programación y diseño, siendo pues fundamental para el desarrollo de software, pero también se aplica con componentes hardware, y en la implementación y desenvolvimiento de nuevos sistemas informáticos.

Sea cual sea el caso, en general se parte de un análisis previo que nos describe que programa o sistema queremos diseñar. Este análisis previo suele derivar en otro llamado análisis funcional, en el cual el analista va a describir como deberá comportarse el programa, a quien va dirigido, como debe responder, que necesidades va a cubrir... y partiendo de este último, el programador realiza el análisis orgánico, que nos indicará como se estructurará el programa, esto es, su 'organismo interno', de que modo se va a diseñar para que cumpla lo que el análisis funcional ha descrito.  Así, el análisis funcional describirá las funciones del sistema/programa, mientras que el orgánico determina la estructura de este y como implementar esas funciones en el programa.

Para realizar un análisis correcto, ya sabiendo lo que se quiere diseñar, el analista debe hacerse varias preguntas a si mismo. ¿Se puede hacer? ¿De que herramientas dispongo para hacerlo? ¿Cual de ellas será la más apropiada? ¿Como será mejor hacerlo?... de la contestación de todas ellas dependerá como será la estructura del programa/sistema. En general el proyecto se dividirá en varias unidades funcionales (llamadas unidades orgánicas), y se estudiará en exhaustivamente cada una de ellas. Tras ello decidirá que herramientas emplear (por ejemplo, en una aplicación decidiría que lenguaje de programación usar), y luego realizará una completa descripción de como se va a llevar a cabo el trabajo de creación de cada unidad, y también de los métodos de control para evitar fallos.

Evidentemente un analista orgánico (en algunos sitios también llamado analista técnico), debe ser un experto en la materia con amplios conocimientos, si bien muchas veces una misma persona puede llevar el análisis funcional y el orgánico de un proyecto.

Una vez terminado el análisis orgánico, se procedería a la implantación (en caso de que sea un sistema) o a la programación (en caso del software), siempre siguiendo la estructura y las indicaciones dadas en el análisis orgánico.


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"