Definición de Web 2.0



Seguro que si ahora navegais por esta página al menos estáis algo familiarizados con el concepto de lo que es una página web e internet. Como definición podríamos decir que Web 2.0 es un concepto que permite interactuar con los contenidos de Internet siendo un simple usuario, permitiendo una actualización constante de esos contenidos.

Como sabréis Internet es una red enorme de páginas e información intercomunicada entre si, desde la que se puede acceder independientemente de tu situación geográfica. Poner algo en la red garantiza acceso inmediato a todos los lugares del mundo con acceso a internet. Para acceder a esos contenidos, se usa un sistema: el WorldWideWeb, o simplemente web. A la información se le dá una dirección, y en general esas informaciones se intercomunican formando una gran red (web=red en inglés), como una telaraña, en donde cada hilo está conectado con el resto. Una página web es por tanto una página creada siguiendo esas directrices de www.

Bien, tampoco nos vamos a extender con este concepto. En un principio Internet se usó para mostrar a la gente lo que alguien creaba: esto es, un usuario podía acceder a información, leerla, verla, incluso copiarla... pero no podía interactuar con ella, modificar lo que otro había escrito... etc. Ese es precisamente el objetivo de la Web 2.0: crear una red interactiva donde usuarios y creadores compartan sus experiencias y comentarios.

Aunque el término indica una diferenciación muy abrupta con la web normal, y el nombre de web 2.0 se creó en 2003, lo cierto es que los cambios no fueron tan abruptos, sino que el contenido en internet se ha ido transformando paulatinamente para permitir esa interactividad. Tampoco hay una definición concreta de que es web 2.0 y de que no, puesto que hay páginas que permiten una cierta interactividad y muy pocas permiten una interactividad total. Una página que solo muestra información y no permite ni comentarios, sería web 1.0, pero no siempre está tan claro.

Ejemplos de web 2.0 son sobre todo los blogs y las redes sociales, sobre todo estas últimas, donde el propio fin de la red social es precisamente facilitar la interacción entre sus miembros y que compartan contenidos y opiniones. Está claro que los avances tecnológicos y sociales han permitido este auge, porque hace 20 años una página como Facebook era impensable, quizás no tanto a nivel técnico, sino por la propia difusión de internet, mucho más reducida que en la actualidad.

Otro ejemplo serían las wikis, donde todo su contenido es creado entre todos los usuarios, que pueden proponer modificaciones y actualizaciones continuamente. E incluso la web 2.0 tiene sus aplicaciones en el campo de la publicidad: cada vez más anuncios se basan en búsquedas previas del usuario, o se fijan en sus intereses o en las páginas que se visitan. Todo esto sería web 2.0, en donde el usuario influye en la web que vé y esta se adapta a él...

Recientemente incluso se ha introducido otro término: el de la Web 3.0, aunque esto es otra historia, sobre todo porque el concepto está aún menos claro que el de la web 2.0.


>> Siguiente >>



Te gustó esta info? Colabora con un "me gusta"