MasterMagazine

Qué es y diferencias del HDMI


HDMI

Aunque es cada día más común utilizar conexiones HDMI (cuidado, no digo que es más común que haya puertos HDMI en los dispositivos, si no que a la práctica las utilizamos cada día más al ir eliminando paulatinamente las pantallas que carecen de dicha entrada), sabemos relativamente poco de este estándar en la conectividad de vídeo, así que vamos a explicar un poco su origen y las diferencias entre versiones, algo importante.

El HDMI original constituye una evolución desde lo analógico hacia lo digital en materia de imagen, combinando en un solo cable la señal de vídeo y la de audio, al igual que hacía para el mundo analógico el estándar euroconector. Se puede interpretar, pues, al HDMI como el sucesor digital del euroconector analógico.

El HDMI 1.0 fue presentado en 2002. Esta versión es capaz de transmitir datos a una velocidad de 4,9 Gbps, ofreciendo soporte para resoluciones de 1080p a frecuencias de 60 Hz. El sonido tenía para sí ocho canales y 192 kHz, dando de esta forma cobertura al formato de los DVD.

Tres años después, en 2005, una nueva revisión de este estándar nos lleva a la versión 1.2, la cual ya ofrece por fin soporte a resoluciones y formatos de vídeo de PC, la cual cosa nos llevará a un feliz maridaje entre los dispositivos informáticos y las pantallas de televisión.

Por fin podíamos ver las películas y fotos almacenadas en nuestros discos duros sin necesidad de inventos raros o de perder calidad debido a un cable VGA (analógico) o a tener que llevar a cabo conversiones de formato mediante adaptadores.

Hoy en día, las conexiones de cable están siendo sustituidas a marchas forzadas por las conexiones inalámbricas y la compartición de contenidos en la nube desde dispositivos inteligentes.

Un año más tarde aparece la versión 1.3 como mejora y corrección de deficiencias de la 1.2, a la cual se la dota de una velocidad de transmisión de datos de hasta 10,2 Gbps y un ancho de banda de 340 MHz. Soporta profundidades de color en 10, 12 y 16 bits, así como los formatos de audio del Blu-ray y del HD-DVD. El primero de estos dos formatos resultó ganador en la competencia entre ambos, aunque su éxito no duró mucho, siendo superado por las descargas online y la nube.

El conector miniHDMI para las cámaras de vídeo también viene de esta época.

En 2009 llegaba la versión 1.4 del estándar HDMI, la cual ya está preparada para el futuro pues permite la transmisión de imagen en 4K, una resolución (4.000 píxeles de largo) que ahora empieza a imponerse por doquier.

También se añade soporte para los formatos 3D, de moda en el ámbito del cine y la fotografía por aquellos días (recordemos si no el film Avatar, del mismo año 2009) y un nuevo tipo de conector microHDMI para smartphones.

En septiembre de 2013 veía la luz la última revisión del estándar, la 2.0. La velocidad de transferencia sube hasta los 18 Gbps, mejora el soporta de las resoluciones 4K para funcionar correctamente con videojuegos (indicado, pues, para gamers), y el 3D. Si eres gamer, no lo dudes, tus dispositivos, que soporten esta versión.

La importancia de conocer la versión de HDMI soportada por el puerto que tenemos en nuestro dispositivo queda, pues, aclarada con lo que pueden y no pueden hacer las distintas versiones de este estándar.


Por Guillem el 14/08/2015

Historias relacionadas

Volver al inicio