MasterMagazine

La privacidad de las redes sociales está en discusión


Una pelota que está rodando en los sitios de socialización, también conocidos como redes sociales, es el de la seguridad de la información guardada o más precisamente, el de la intimidad que puede tener cada uno de sus usuarios.

Estos espacios, que surgieron como lugares de encuentro para relacionarse con otros a través de la web, fueron evolucionando hasta convertirse en sitios en los que todo es posible hacer: tener amigos, hacer negocios, compartir archivos, etc., etc., etc. Y además, tienen la particularidad de que cada usuario puede ingresar sus datos (reales o no), sus fotos, o todo lo que crean conveniente, en un espacio propio, personal, que sólo comparte con quienes son sus contactos o forman una misma red en común.

La discusión sobre la intimidad se inició unas semanas atrás, cuando uno de estos -más precisamente Facebook- comenzó a publicar en los buscadores online, las fichas personales de sus miembros (pensemos que ya tiene aproximadamente 40 millones de miembros). Esto significa que si alguien ingresa en uno de los motores como Google o Yahoo! y busca el nombre de alguien que esta en Facebook, automáticamente aparecería la ficha con los datos que hay en Facebook. Como bien algunos comentaron, como una especie de “paginas amarillas” online.

Pero estas páginas amarillas tiene sus limitaciones: aquellos usuarios que no están interesados en que sus datos aparezcan en el buscador, pueden negarse, o bien limitar qué datos quieren que aparezcan y qué datos no.

Digamos que ya se está utilizando esto de las búsquedas de personas. Unos meses atrás también surgió el sitio spock.com, un buscador de personas que reúne datos de más de cien millones de individuos (aquellos que ya estén cargados en algún sitio, como por ejemplo el mismo Facebook o MySpace) y anteriormente wink.com, con información sobre más de 200 millones de personas.

¿Por dónde iría la discusión en todo esto? Por un lado, tiene que ver con la privacidad de la información de cada uno. Por ahora se dice que sólo cargan los datos de los usuarios que están de acuerdo, pero quién asegura que esto sea tan así porque, según se dice, en esta iniciativa están en juego cuestiones de publicidad. Es que para los que están interesados en la publicidad, es muy atractivo conocer los perfiles de los usuarios para saber hacia dónde tienen que apuntar para sacar más rédito económico.

De esta manera, información que uno carga en estos sitos que ofrecen un espacio propio y personal, ya no lo es tanto porque cualquiera podría llegar a acceder a sus datos, no sólo aquellas personas que nosotros queremos que las vean. O incluso se corre el riesgo de que cualquiera utilice esta información sin saber no sólo quién la utiliza sino para qué la va a utilizar.

Pero por otro lado, también está en juego hasta qué punto esto es tan útil acceder a esta data. ¿Quién asegura que los datos que cargan los usuarios son reales? ¿Hasta qué punto se puede confiar en la información que hay allí?

Se vea de un lado o del otro, nada es seguro con esta iniciativa. Ni para los miembros, que con esto pierden en gran medida su privacidad, ni para los que buscan información de alguien, que no sabe hasta que punto es real lo que hay allí. Por supuesto que los que más salen perdiendo son los miembros, especialmente los que ingresaron en estas redes buscando tener una mayor socialización pero teniendo simultáneamente un lugar propio, y compartiéndolo sólo con quienes ellos quieren, pero que con el tiempo será compartido por todos aquellos usuarios de los buscadores que simplemente ingresen su nombre en algún motor de búsqueda.


Por Analia el 27/09/2007

Historias relacionadas

Volver al inicio